martes, 9 de febrero de 2016

Aislamiento acústico: materiales y sus aplicaciones en edificaciones

En la construcción encontraremos distintos tipos de espacios dispuestos para realizar funciones y actividades diversas, muchas de estas  requieren más altos niveles de protección acústicas  y aislamiento de los ruidos que se presentan tanto en el ambiente exterior como en el interior de la edificación. Lugares como salones de clase, consultorios médicos, bibliotecas, cines  e incluso oficinas administrativas sin duda son ejemplos claves de espacios que requieren mayor  disminución de los niveles de ruido ya que está comprobado que las personas que ejecutan una actividad en un ambiente con ruidos intensos disminuyen su rendimiento y la calidad de su trabajo.

Debemos entender que cuando hablamos de aislamiento acústicos no nos referimos a la eliminación total de los sonidos sino a la reducción de los mismos mediante la pérdida de intensidad que emiten al transmitirse, lo que nos permitirá a su vez mejorar la audición  de los sonidos que realmente nos interesan escuchar. Aunque el aislamiento acústico ideal consiste en disminuir los ruidos a un nivel sonoro igual o inferior al del umbral de audibilidad, esta es una solución muy costosa por tanto solo se ejecuta en casos muy especiales. En las edificaciones en general se busca alcanzar un nivel sonoro medio admisible para el oído humano.

Para lograr la disminución de los ruidos y el mejoramiento auditivo es necesario emplear tanto en pisos, muros y techos  materiales aislantes y absorbentes del sonido, ente los cuales podemos mencionar:

El Corcho; procede de la corteza del árbol alcornoque y está constituido por células muertas, estas células son bastante impermeables ya que la transferencia de líquidos entre ellas es muy lenta. Sus cualidades de impermeabilidad y  elasticidad la convierten en un excelente material aislante. Su gama de uso es muy versátil y podemos encontrarlo en diferentes presentaciones tales como placas, ladrillos, aserrín, lana, losetas, etc. En sus diversas formas este material puede ser utilizado  en pavimento, muros, techos, recubrimientos de tuberías, entre otros.


                
                           Placa de corcho                                                                     Ladrillo de corcho                                        
Vidrio celular, es un vidrio que contiene gran cantidad de celdillas microscópicas repletas de gas. A base de este material se fabrican placas ligeras y a la vez rígidas con grandes propiedades de aislamiento acústico; con estas placas de vidrio celular podemos construir cielos-rasos,  suspendidos en perfilaría metálica, o aplicar la placa  directamente en la parte superior como aislante de techos.

                      
                          Placa de vidrio celular                                              Techo con placas de vidrio celular

Fibra de vidrio, es un material en forma de fibras obtenidas del vidrio a través de varios procedimientos. Este material posee diversas características favorables en la construcción: composición estable, baja absorción del agua, bajo coeficiente de conductividad y sumamente ligero. Entre los productos elaborados con fibra de vidrio tenemos: paneles rígidos, fieltros con soporte de papel y con soporte de tela metálica, estos tienen numerosas aplicaciones en cubiertas, paredes, cámaras, aislamiento de terrazas, etc. También podemos encontrar productos como la borra de fibra de vidrio, que sirve como aislante en forma de relleno y los velos de fibra de vidrio, que sirven como soporte de productos asfálticos en la impermeabilización de cubiertas, piscinas y paredes.

                 
                 Fibra de vidrio                                            Aplicación lana de fibra de vidrio en muros 

Además de los ya mencionados, en el mercado existen otros tipos de materiales aislantes como espumas plásticas, paneles de espuma de poliestireno, entre otros.